Ansiedad y Fertilidad.

Escrito por Alejandra Mencias el . Publicado en Psicología Online

FertilidadLa ansiedad afecta negativamente a la fertilidad. El estrés afecta a la capacidad reproductiva tanto de hombres (producción de semen)  como de mujeres y si esto lo unimos a los conflictos y la carga emocional que puede suponer el estrés de intentar concebir sin conseguirlo,  las dificultades pueden aumentar considerablemente.

Prestemos atención a los síntomas

Un alto porcentaje (15-45%) de parejas acaban por abandonar los tratamientos de fertilidad debido a la carga emocional que el proceso les supone y la cifra puede ascender a un 60% en parejas que llevan más de un ciclo de tratamiento.

Los sentimientos de culpabilidad, el estrés,un bajo estado de ánimo (que puede desembocar en depresión) , la ansiedad o problemas de comunicación en la pareja son algunos de los síntomas más habituales. Las parejas que pasan por tratamientos de fertilidad realmente están en un proceso que consta de muchos altibajos emocionales, totalmente normales por otro lado, ya que durante el proceso existen fases de máximo estrés, como la punción ovárica, el momento de la transferencia embrionaria o la espera hasta conocer los resultados de la prueba de embarazo.  Pero aunque estas emociones sean de lo más normal,  es importante prestarles atención para evitar que desemboquen en un conflicto importante para la pareja y para cada uno de los miembros de la misma. Dicho conflicto suele surgir cuando se gestionan mal dichas emociones, por ejemplo, pensando que esas emociones no son normales y se intentan evitar, cuando con esto, lo único que se consigue es generar más estrés y tras ello, un bajo estado de ánimo.

La importancia de la ayuda psicológica.

El papel principal de la intervención psicológica en estos casos es reducir el alto nivel de estrés , ya que ha quedado demostrado que mujeres que presentan niveles de ansiedad altos pueden llegar a tener un 30% menos de posibilidades de que sus óvulos sean fecundados, además de que la ansiedad puede provocar emociones negativas que pueden interferir en sus relaciones interpersonales, con lo cual se genera un conflicto con los principales puntos de apoyo emocional en estos casos. 

Share on TumblrShare via email

¿ Qué es una crisis de ansiedad?

Escrito por Lorena Gonzalez el . Publicado en Psicología Online

ataque panicoLa crisis de ansiedad o ataque de pánico es un miedo muy intenso que aparece de manera súbita. Este miedo extremo no es un miedo real (la persona no está objetivamente en peligro y es consciente de ello) pero a nivel fisiológico la persona percibe y siente como si así lo estuviera.

El ataque de ansiedad puede cursar con las siguientes características:

- Palpitaciones intensas.

- Temblores

- Mareos y/o vómitos.

- Dificultad para respirar.

- Dolor en el pecho.

Son muchas las personas que acuden a urgencias presentando estos síntomas pensando que sufren de un infarto, porque las sensaciones pueden ser similares y la no vinculación de los hechos a la reacción del cuerpo en sí, hace que la persona lo interprete como algo realmente grave para la salud.

En cambio, el ataque de pánico suele tener una duración determinada, generalmente aproximadamente de 10 minutos (dependiendo del individuo) e igual que ha venido, se va. La sensación psicológica para la persona es devastadora, ya que tanta activación física hace que sienta posteriormente un cansancio muy intenso, además de las sensaciones de perplejidad, miedo a volverse loco, pérdida de control, etc.

El carácter imprevisto de los ataques de pánico puede producir una asociación errónea en el individuo y derivar en fobias como fobia social o agorafobia, produciéndose éstas de manera secundaria a la crisis de pánico.

A pesar del gran malestar y trastorno que causan, los ataques de ansiedad pueden conseguirse controlar adecuadamente con técnicas sencillas que pueden hacer que la persona vuelva a recuperar la sensación de control y el bienestar en su vida.

Share on TumblrShare via email

8 pautas para superar la Depresión Postparto.

Escrito por Raquel Martinez el . Publicado en Psicología Online

Depresión postpartoEs normal que después de dar a luz muchas mujeres experimenten cambios emocionales. Poco a poco esos cambios se van normalizando y a medida que la madre se adapta a la nueva situación los síntomas van desapareciendo. Hablamos de depresión postparto cuando esos síntomas se mantienen en el tiempo e interfieren en la vida de la nueva mamá.

Las personas en esta situación suelen sentirse tristes, desanimadas, irritables, cansadas, confundidas, tienen problemas de sueño, pérdida de apetito, pérdida del deseo sexual, se sienten incapaces de hacer frente a la maternidad, culpables, inútiles, preocupadas, ansiosas, etc.

Para poder hacer frente a esta situación es recomendable:

  • Aceptar que estamos pasando por una situación difícil y que algo no está yendo bien.
  • Pedir ayuda. Hablar con nuestra pareja, con un amigo/a o con un familiar, con una persona de confianza sobre cómo nos sentimos. Si es necesario pedir ayuda profesional, la atención psicológica es de gran ayuda en estos casos.
  • Mantener una alimentación adecuada y variada. Hacer ejercicio.
  • Descansar e intentar dormir lo que necesite, pidiendo ayuda a su pareja o a algún amigo o familiar que pueda quedarse con el bebé.
  • Dedicar un tiempo de ocio con su pareja, aunque sea mínimo es beneficioso para ambos disfrutar de actividades en común.
  • Realizar y aceptar las muestras de cariño con su pareja; besos, abrazos, caricias… Esto permitirá mejorar la relación y favorecerá que poco a poco pueda volver el deseo sexual. No debemos preocuparnos si no lo hace de forma inmediata, suele llevar tiempo.
  • Evitar los sentimientos de culpabilidad, tanto los propios como hacia la pareja. El cansancio y la irritabilidad suele afectar a ambos miembros de la pareja, por lo que suelen ser frecuentes las peleas y los malos entendidos.
  • Mejorar la comunicación y practicar la empatía, escuchando y poniéndome en el lugar de mi pareja para así poder comprender mejor sus sentimientos.

Algunas pautas para ayudar a la nueva mamá:

Share on TumblrShare via email

¿El dinero da la felicidad ?

Escrito por Lorena Gonzalez el . Publicado en Psicología Online

Dinero y felicidadPara contestar a esta pregunta primero hay que definir qué es la felicidad. Son muchas las corrientes que intentan describirla de una u otra manera, pero prácticamente todas coinciden en que es una condición interna de satisfacción y alegría más o menos duradera en el tiempo.

Ahora bien, como decía Aristóteles, todos estamos de acuerdo en que queremos ser felices, pero en cuanto intentamos aclarar cómo podemos serlo empiezan las discrepancias:

  • Según el eudemonismo, ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas propias del ser humano.
  • Según el estoicismo, ser feliz es ser autosuficiente, valerse por sí mismo, sin depender de nada ni de nadie.
  • Según el hedonismo, ser feliz es experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico.

Cada uno experimenta su propia felicidad a través de un medio u otro, pero muchos se plantean la siguiente cuestión: “El dinero ¿da la felicidad?”.

Pues bien, muchos estudios psicológicos afirman que el dinero aporta la felicidad si con él se consiguen las necesidades básicas (alimento y alojamiento como primeros básicos; y seguridad como siguiente necesidad), pero, una vez cubiertas estas necesidades, el dinero no proporciona más o menos felicidad. Con lo cual, la respuesta es clara: mientras tengamos el dinero suficiente no nos hará más felices tener más dinero aún.

Share on TumblrShare via email

7 cosas que facilitarán la adaptación a la guardería.

Escrito por Alejandra Mencias el . Publicado en Psicología Online

Primer día guarderíaLas  recién estrenadas mamás pasan mucho tiempo al día con su bebé,  y un gran vínculo y apego empiezan a desarrollarse durante esos primeros momentos.

En épocas anteriores, la maternidad era el destino  de la mayoría de las mujeres,  cuya labor y trabajo era cuidar de los niños y dedicarse a las tareas del hogar. Sin embargo, la situación socio-laboral de la actualidad, implica un gran cambio en este sentido, las mujeres hoy en día estamos dentro del mercado laboral y quienes quieren ser mamás han de compaginar el rol de  madre con su horario de trabajo. Tras la baja maternal, al reincorporarse a su trabajo y si el padre trabaja también varias horas fuera de casa, puede surgir un conflicto: ¿Dónde puede quedarse el pequeño? Una opción es la guardería.

Cuando las jornadas de trabajo de ambos padres son largas y  obligan a las mamás recientes a pasar muchas horas fuera de casa, puede generarles mucha ansiedad el pensar en que su peque, acostumbrado a estar en casa acompañado/a por uno de sus padres o por los dos, de repente tendrá que verse rodeado/a de adultos extraños y otros niños a los que nunca ha visto y surgen los miedos:

- ¿Nos echará mucho de menos?¿Se adaptará?¿Tendrá  miedo?¿Comerá  bien?

Si este es tu problema,  continúa leyendo, pasamos a darte algunos consejos para librarte de la inseguridad que te producen estas situaciones.

RECURSOS PARA LOS PEQUES
-Es cierto que el comienzo de  la guardería supone un cambio importante para tu hijo/a, es la primera vez que se separará de su entorno más inmediato y de sus figuras de apego, con lo cual, es normal cierta ansiedad por separación, pero es algo pasajero que con ayuda de los papás puede desaparecer más rápido: Puedes anticiparte explicándole cómo va a ser, dónde van a estar y con quién. Es recomendable ir con él/ella algunos días antes para que conozca las instalaciones y al personal antes de empezar para que no le resulte un sitio desconocido. Si llora, es normal, evita sobreprotegerle.

-Siempre que habléis de la guardería, utilizad un lenguaje positivo acerca  del lugar, del equipo… Si hay algo que no te gusta o que consideras negativo, es mejor que no lo digas delante de él/ella.

Share on TumblrShare via email
Icon Terapias
365 días al año
Icon Compromiso de confidencialidad
Icon Cancelación hasta 24 horas sin cargo
Icon Pagos Aceptados
Visa y PayPal